martes, 17 de noviembre de 2015

Mi perra está demasiado relajada, ¿qué hago?



Chispita, Chispa...


Hace un año y unos meses llegó a nuestro hogar un nuevo habitante, Chispita o Chispa, una grifoncilla de color canela (que reconoceréis por otro post).

La verdad es que es una perrita peculiar, con algunas similitudes al resto de habitantes de mi mundo. Es algo comilona, como la hermanísima, y con algo de genio, como mi Santa madre. Pero, respecto a mí... creo que tiene algo, pero estamos buscando lo qué.

Lo que sí es todo un personaje. 

Presuntamente, cuando traes a casa un perro para hacerte compañía es para que te acompañe a andar, corra contigo, conozcas gente, disfrutes de la naturaleza... es decir, que tenga cierta actividad física. La realidad es otra, o por lo menos no ocurre lo mismo con Chispita.

Para Chispa, su vida ideal sería estar durmiendo en su cama perruna al lado de la cocina de leña, en invierno, o tirada al sol todo el día, en verano. Con la única actividad física que consista en... 1º Desplazarse al comedero a beber o comer y 2º Salir al exterior para hacer sus "cosillas". Para todo lo demás, sería un esfuerzo extra demasiado innecesario.


Sin embargo, todos sabemos que de vez en cuando tiene que aparentar que se mueve algo, por eso de agarrotarse las patas y los huesos, así que sobre las 19.30 decide activarse, realizar unas cuantas carreras, saltos y mordeduras hacia tu brazo, que duran aproximadamente 30 minutos, suficientes, para volver a regresar a su cama/ posición inicial y dormir.

Teniendo en cuenta que el año tiene 365 días y que pasa la mitad del tiempo así, querido lector, se te pasaría por la mente una pregunta, ¿estará deprimida? ¿enferma? Para nada, la respuesta a tus preguntas es, tras observarla el tiempo prudencial, vaga. Le gusta comer y dormir; mientras que cualquier esfuerzo físico le supone un trauma.
Así, que, como consecuencia, he decidido tomar medidas, ya que cuando tienes un perro es para que  ambos seáis felices, con la respectiva calidad de vida, y que se realicen ciertas actividades juntos o por lo menos, acto de presencia. Como consecuencia nos estamos preparando para comenzar a ir a correr. Porque esto del running parece que está de moda, y es una buena forma de salir de nuestra zona de confort.

¿Logrará activarse o seguirá preparando las oposiciones conmigo desde su cama?

Continuará...


¡Compártelo!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Se comenta por ahí...

Lo más visitado